Regula-tus-emociones-terapica-cover-blog

¿Alguna vez has roto en llanto por perder un objeto material?

¿Has perdido la cabeza cuando las cosas no salen como deseas?

¿Te ha pasado que pierdes la concentración cuando te dan una buena noticia?

¿Respondiste que SÍ a alguna de éstas preguntas?, entonces es posible no tengas estrategias para regular las emociones ante situaciones especificas.

Esto puede originar que empieces a tener problemas interpersonales originados por fallas en la regulación emocional.

En artículos anteriores hablamos acerca de las emociones y por qué son importantes. 

También señalamos que es necesario que todas ellas sean expresadas oportunamente, de lo contrario se corre el riesgo de padecer afecciones psicosomáticas (aquellas que se manifiestan por medio de alteraciones físicas pero que su origen es mental).

¿Qué es la regulación emocional?

Es la habilidad de mantener o posponer la expresión de un estado afectivo para alcanzar una meta. 

Puede haber emociones que sean más agradables o desagradables que otras, lo cierto es que ninguna es mejor ni peor que otra.

Si queremos expresar nuestras emociones, es necesario analizar el contexto social para diferenciar el momento y las estrategias adecuadas para hacerlo. 

Aquí es donde juega un papel indispensable la regulación emocional, pero dependerá mucho de su madurez psicológica (todas las personas somos capaces de lograrlo.

5 estrategias eficaces para regular nuestras emociones

Regula-tus-emociones-terapica-blog

1. Tómate el tiempo para entender lo que estas sintiendo

Si el conflicto no demanda una atención inmediata, procura buscar un lugar donde puedas estar tranquilo. 

Respira pausadamente e intenta reconocer alguna de las emociones básicas que hemos mencionado.

Es importante que no emitas juicios de valor como “no debería sentir esto”, recuerda que es una reacción involuntaria, simplemente valídalo para ti mismo. 

Posteriormente decidirás si es conveniente expresarlo y cómo hacerlo.

2. Aprópiate de lo que sientes

Un error muy común es utilizar el argumento de “tú me haces sentir así”.

Esto normalmente genera discusiones porque niega nuestra responsabilidad personal.

Hay que reconocer que, independientemente de la conducta de los demás, son nuestros pensamiento e interpretaciones subjetivas lo que provoca nuestras emociones.

Es mejor utilizar “cuando tú haces esto, yo me siento…”.

3. Utiliza las palabras adecuadas

Si utilizamos verbos sensitivos como: “noto”, “percibo”, “siento”; no nos rebatirán las cosas rápidamente, porque se refieren a un estado interno personal.

Sólo tú puedes saber cómo te estás sintiendo. Procura ser preciso en lo que comunicas.

Decir: “me siento bien/mal” puede transmitir una idea confusa acerca de tu estado anímico.

Es de mucha ayuda que señales el nombre de la emoción que identificaste, o al menos lo más cercano posible.

4. Analiza el contexto

Para este punto es necesario el uso de la empatía, es decir, tratar de entender las emociones del otro.

  • Si necesitas transmitir algo que crees que tendrá un fuerte impacto emotivo en la otra persona, definitivamente no lo hagas en momentos y lugares inoportunos, como cuando esté al volante o esté a punto de irse a un compromiso.
  • Mientras más delicada sea la información, más importante es que se encuentren en un ambiente relajado y con la posibilidad de profundizar en la situación.
  • Si no es el momento adecuado para hablar, no permitas que pase el tiempo indefinidamente, trata de propiciarlo tú mismo.

5. Permítete vivir tus emociones

Ríe a carcajadas, llora tu pena, expresa tu enojo con actividades que no dañen a otras personas o a ti mismo.

Hazlo de acuerdo a tu personalidad y a tus convicciones, pero puedes estar seguro que es un paso al frente para una vida más plena y de calidad.

Éstas estrategias son útiles para la regulación emocional y, combinadas con la asertividad, promueven relaciones interpersonales sanas y funcionales. 

Podemos cerrar este tema con una valiosa reflexión:

“Cuando no podemos cambiar la situación a la que nos enfrentamos, el reto consiste en cambiarnos a nosotros mismos” 

– Viktor Frankl

Déjanos tus comentarios, ¿qué te ha parecido nuestras estrategias para regular las emociones?

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz click para contactar a un psicólogo